Sistemas: La eterna decisión en el camino de las TI’s

Sistemas: La eterna decisión en el camino de las TI’s

Descargate el libro completo aquí.

Presentación de la Serie: TECNOLOGÍA

Las Series Temáticas de los “INFORMES APISA” vienen cubriendo materias que forman parte de la acción profesional de nuestro día a día, respondiendo a inquietudes presentes, en un mundo tan complejo como los Sistemas de Información, y especialmente delicado y difícil cuando se aplican al ámbito sanitario.

Con este primer volumen, se inicia la Serie “TECNOLOGÍA”, mediante la que se pretende ofrecer un elemento más de comunicación, de intercambio de conocimientos, experiencias y opiniones entre nuestros asociados, en un universo tan complejo como el que representa la Tecnología Informática, en sus diferentes visiones hardware, software o de soporte estructural.

Como todas, esta serie tiene un carácter muy genérico, que en cada volumen se particulariza sobre aspectos que libremente han escogido los autores, y por ello cercanos a sus inquietudes profesionales, a sus problemas, a lo que ocupa su tiempo, como tantos profesionales que se dedican a disponer una tecnología para que ofrezca las mejores prestaciones al Sistema de Información.

Los Sistemas de Información son un concepto de integración, de globalización, en el que confluyen diferentes modelos. Por una parte los modelos funcionales que aportan las aplicaciones, que ofrecen mediante programas los requerimientos funcionales que la organización tiene, por otra, los tecnológicos, que aportan las prestaciones y los organizacionales que posibilitan el control, la adecuación y conceptualizan la eficacia y eficiencia bajo parámetros de calidad.

Obviamente, se sirven los unos de los otros, asumiendo que cada uno no puede vivir sin los otros, y que la calidad del Sistema vendrá dada por la calidad de sus modelos integrantes.

También es cierto que la evolución de uno conlleva la evolución de los otros y así por ejemplo, a medida que la tecnología hardware, motor de la disciplina informática, ha ido evolucionando, ha posibilitado, pero también obligado a que los otros modelos sufrieran un continuo proceso de adaptación que en la mayoría de los casos ha conllevado una ampliación de su entorno disciplinario, haciéndose cada vez más complejos difíciles y exigentes de una buena especialización sobre ellos.

Es así que al Informático actual, cada vez más, se le pide, y se le busca, de acuerdo a una especialización, que incluso tiene sus orígenes en los propios estudios de las Ingenierías de las TIC, donde los egresados lo son ya con un perfil especializado formando a través de sus asignaturas de elección.

Parece que empieza a quedar lejos ese informático, “chico para todo”, que lo mismo arregla un equipo, desarrolla una aplicación, o configura y administra la base de datos.

Empiezan a quedar lejos esos tiempos en los que se improvisaba al informático como si fuese un ámbito disciplinario sin otros requerimientos que el voluntarismo o la simple afición.

Hemos de asumir que las cosas han cambiado o están cambiando. Hace un tiempo no muy lejano, un CPD era una habitación con unas tomas de electricidad y un equipo, habitualmente doméstico, de aire acondicionado. Hoy ya no se piensa en un CPD sin sistemas de alimentación ininterrumpida, modos de intercambio de calor, control de humedades, optimización de consumos, y largo etc., que llega a formar todo un nivel de especialización dentro del soporte tecnológico de la Informática.

Pocos ámbitos aportan una tecnología más compleja que la Informática, y además presente de forma casi universal en cualquier otro ámbito tecnológico, aportando unas prestaciones, a veces difíciles de discernir entre realidad o ficción.

Ese universo tan complejo de la tecnología informática ha de ser dirigido, controlado, analizado, supervisado y modificado en el día a día, con la acción del profesional, con su cercanía, sin “mandos a distancia”, y obedeciendo a criterios cualificados técnica y científicamente, pues es mucho lo que está en juego.

No se puede perder de vista que los objetivos de la tecnología informática son básicamente dos: Estabilidad y Prestaciones. Y toda acción profesional ha de estar dirigida hacia estos objetivos.

Disponer de una tecnología equilibrada, bien integrada y dirigida no es un tema trivial. A veces se observan instalaciones verdaderamente paranoicas en las que se priman objetivos secundarios en detrimento de la estabilidad e incluso de las propias prestaciones. Se configuran de forma que atentan sobre sí mismas.

Ante una simple compra de tecnología son muchos los aspectos a tener en cuenta como: Incremento real de prestaciones, beneficios que representa para la organización, costes estructurales o complementarios que conlleva, ciclo de obsolescencia, requerimientos de implementación y mantenimiento, garantías de adecuado funcionamiento, proveedores posibles (garantía, solvencia, capacidad, experiencia), valores añadidos que aporta, compatibilidad con los sistemas existentes, posibles “hipotecas” tecnológicas que conlleve, disponibilidad económica de mantenimiento futuro, e incluso la cultura de uso rentable.

La consecuencia es clara, en este universo de la tecnología informática no caben las estrategias políticas o de empresa, no caben los modismos tecnológicos, no caben las aventuras esquizofrénicas de “alta costura” tecnológica, no caben los aficionados más o menos ilustrados, solo cabe la acción de los verdaderos profesionales que con criterio y conocimientos, y con su cercanía piloten en el día a día ese entorno que ofrezca a la empresa estabilidad y prestaciones.

APISA se puede congratular que en el inicio de esta serie, como autores de este volumen haya reunido un conjunto de verdaderos profesionales, que con criterio y conocimientos, y sin mayor pretensión que el simple intercambio de opiniones, y experiencias nos ofrecen una visión técnica sobre diferentes temas que a ellos les han parecido interesantes.

APISA cumple con ello dos objetivos, por una parte el de comunicar, vehiculizar conocimientos haciendo que fluyan entre sus asociados, y el otro, no menos importante, el poder realizar una obra en común a personas de diferentes centros de trabajo, de ubicaciones geográficamente distantes, formando un equipo que ha materializado el trabajo que se presenta en este primer volumen de la Serie Tecnología.

Solo cabe esperar que sea el primero de otros muchos. APISA seguirá poniendo todo su empeño en ello.

 Miguel Prados de Reyes

Presidente de APISA

 

Please follow and like us:
Serie Tecnología #1

Un pensamiento en “Serie Tecnología #1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *